“Te perdono, ¿y luego?”: Opinión de @MiguelAdolfoL

“Perdón, fue una imprudencia, no volverá a ocurrir…” Es la primer línea en una nota de animal político destinada a las disculpas que ofrece la clase política en este bello país.

Las disculpas por parte de funcionarios de alto rango son algo desconocido para el Mexico moderno, una práctica que vemos cada día más y que unos sexenios antes hubiera sido impensable, no porque las cosas fueran bien, si no por la soberbia que ha caracterizado a esta clase en nuestro país.

A mi parecer, con cada día que transcurre, los políticos se están dando cuenta que como sociedad estamos elevando la barra, que de una u otra forma ya sea por redes sociales, medios o algún otro tipo de información estamos más enterados de las jugarretas que se gastan diariamente en el país, esto está afectando directamente el clima social, tanto es el malestar de la población hacia ellos que se están tomando medidas como la que les comento, el famoso “Perdón”.

El famoso perdón es un paso grande que hemos dado, aunque cae al ciudadano como una fachada más para que el funcionario siga en el poder y no tenga una directa repercusión tanto en su trabajo, como en su persona.

Es un paso que solo deja una  gran pregunta en todos nosotros… ¿pidió disculpas, ahora que sigue? Y al preguntar que sigue, el ciudadano no exige la cabeza de la persona que se está disculpando, como lo harían en países más desarrollados como: Francia, Alemania o Nuestros vecinos del norte, poniendo como ejemplo el tan mencionado plagio de Enrique Peña Nieto en su tesis de licenciatura arrojo los siguientes datos:

2011 Karl Zu Guttenberg  ministro de defensa Aleman, luego de que una investigación arrojara el plagio del 20% de su tesis doctoral, la población y la prensa presionaron, pidió disculpas y si… Renunció a su cargo.

2012 Pal Schmitt presidente de Hungría  el mismo caso, plagio de doctorado, presión por parte del pueblo, disculpas y renuncia, lo mismo en 2013 con Anette Schavan (Ministra alemana de educación) presión, pidió disculpas y renunció.

En el caso de nuestro presidente existe la presión, nos falta el perdón y si fuera congruente también su dimisión del cargo. Sin embargo, este caso se sigue manejando con la apatía hacia la sociedad que los ha caracterizado, el encubrimiento, la minimización de la acción, el desinterés por el ciudadano promedio y la cara que da el gobierno al mismo, mas esta nota no va dirigida a ellos estimado lector, esta nota va para el ciudadano común, el que ya no se queda viendo las novelas, el que debate ideas con sus conocidos, el que muestra su inconformidad aunque sea en un estado en redes , el que ha motivado que se avance del clásico “mutis político” al “disculpe usted”

Estamos un paso más adelante del que estábamos en sexenios como el de Salinas, De la Madrid o algún otro dinosaurio del pasado. La reflexión con la cual me despido es la siguiente ¿Qué hace falta para dar el próximo paso?

¿Qué nos falta como sociedad para pasar de ser una molestia de la clase política, a ser un pueblo que exija hechos, no palabras y pasemos del perdón a verdaderas consecuencias?

Lo dejo a su consideración…

Miguel Adolfo Sainz Lombardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s