Carlos Emiliano Salinas es acusado de pertenecer a una secta que maltrata a las mujeres

Carlos Emiliano Salinas Occeli, hijo del expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari, fue acusado por el diario The New York Times de pertenecer a la Junta Ejecutiva del Programa de Éxito Ejecutivo (ESP, por sus siglas en inglés) de la compañía NXIVM considerada una secta basada en el maltrato a las mujeres.

De acuerdo con el diario estadounidense, la compañía es de un  “Programa de Éxito Ejecutivo y es un “facilitador altamente capacitado”, que mejora el desempeño en todas las áreas del quehacer del ser humano.

El NYT reveló que la empresa recluta mujeres entre los 30 y 40 años con la promesa de empoderarlas esto a través de manipulaciones lo que provocó que renunciaran a sus carreras, amigos y familias para convertirse en seguidoras de su líder Keith Raniere.

La empresa, con sede en la ciudad de Albany, Nueva York, ha logrado inscribir a sus cursos de autoayuda a 16,000 personas desde finales de la década de 1990, según revela el medio estadounidense The New York Times.

Según la página de ESP, Carlos Emilio Salinas es propietario de centros ESP en la Ciudad de México, Guadalajara y Los Ángeles en dónde trabaja con empresarios, atletas, políticos y estrellas de cine.

El mexicano Alejandro Betancourt, presidente de Prorsus Capital, una firma de inversión especializada en México y América Latina, es también parte de la Junta Ejecutiva del Programa y uno de los responsables de la apertura de ESP en Ciudad de México.

Los testigos del diario revelaron que el fundador NXIVM y del método de los ESP, Keith Raniere, de 57 años de edad, manipuló a sus seguidoras y orilló a algunas de ellas a tener sexo con él y a seguir dietas muy rigurosas al grade de padecer hambre, con tal de lograr un físico que él consideraba atractivo.

Para ingresar a la organización, las iniciadas debían proporcionar fotografías desnudas al reclutador o maestro como promesa de que no revelarían lo que ahí sucedería y luego serían marcadas con el símbolo NXIVM mediante un proceso médico.

Sarah Edmondson, una de las participantes, dijo al medio estadounidense que el procedimiento de cauterización demoró de 20 a 30 minutos y que lloró todo el tiempo por el dolor.

En julio, Edmondson presentó una queja ante el Departamento de Salud del Estado de Nueva York contra Danielle Roberts, la doctora osteópata con licencia y seguidora de Raniere, quien realizó la intervención a ella y a otra mujer.

El Departamento de Salud respondió que Danielle Roberts no estaba actuando como su doctora cuando la marcó, por lo que no procederían. Edmonson también contó al New York Times que un investigador de la policía le dijo que los funcionarios no perseguirían la denuncia penal porque sus acciones habían sido “consensuadas”.

(Con información de: Huffingtonpost / Foto: Especial).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s