La emotiva carta de Alberto León a Chuy Sibilla por su salida de Telereportaje

HASTA PRONTO, JESÚS ANTONIO.

Vuelvo involuntariamente a una tarde en la que conversaba con un gran amigo acerca de las vasijas denominadas vasos, y la cantidad de sustancia que podían permitir en su interior; aunque en realidad la charla versaba sobre la percepción que nos produce una vasija a medias, llenada a medias, ya sea de tequila, mezcal o simple y maravillosa agua.

Varias veces ha tenido uno la oportunidad de remembrar esa tarde, en principio porque nunca nos pusimos de acuerdo los personajes sentados, sino porque significaron una espléndida oportunidad para uno, no sólo por lo maravilloso de la compañía y la charla, sino porque me permitió que se me otorgara la oportunidad de enviar algunas líneas a este programa, patrimonio cultural de los tabasqueños.

Aquel amigo ya no está en las ondas hertzianas, por ahora. Él sigue creyendo que los vasos medio vacíos deben verse como medio llenos, y uno sigue creyendo lo contrario.

Lo que uno no tiene en duda, de manera alguna, es que voy a extrañarlo. No seré el único, por cierto; muchos paisanos ya lo han dicho, por lo que significó para muchos de nosotros, que crecimos con el licenciado Sibilla Zurita y asumimos como natural que la responsabilidad se testara en favor de Jesús Antonio Sibilla, el famoso Chuy Sibilla.

No voy a extrañar la veracidad del programa, porque quienes asumen la continuidad están hechos de la misma madera, fueron forjados en el mismo crisol y, por tanto, serán fieles a la filosofía y los valores de Telereportaje.

Uno tiene cierto que no extrañará con dolor al amigo que se ha marchado del micrófono, simplemente porque tengo fe que habré de verle, así sea de lejos, alguna tarde en la que podamos discrepar, o seguir discrepando sobre los vasos y sus contenidos. Estoy cierto que me otorgará ese honor, de vez en vez.

Pero su voz y algunas de las letras de uno lo extrañarán. Muchas gracias, Don Jesús Antonio, por haberme permitido vivir en estos espacios, en las voces de todos quienes nos leen en la cabina. Muchas gracias por creer que podía valer la pena. El honor ha sido todo mío, a la par que la responsabilidad de las ideas escritas.

Mis respetos para Emmanuel, quien, con su particular estilo y fortaleza, mantendrá la nave en muy buena ruta; siempre, claro está, en la compañía de mis muy respetados Hugo y Humberto, y sin olvidar a la frescura de quienes desde ya asoman al micrófono e inician un proceso de formación; me refiero a Juan Pablo y, espero también, a Jesús Antonio hijo.

Desde donde uno está, desde el rincón de este Tabasco que desea creer en una nueva oportunidad, me despido de Usted, estimado amigo Jesús Antonio, con la certeza de que lo que siga haciendo lo hará de la única forma que Usted conoce: con compromiso y hasta topar con los muros que deban derrumbarse.

Espero escucharle pronto en ese espacio que nos prometió a los tabasqueños. Desde mi rincón, envío a Usted mi reconocimiento sincero, mi agradecimiento franco por su amistad y por, simplemente, ser quien es.

Dios le bendiga y, en donde sea que navegue, Hasta la Victoria Siempre.

Con profundo respeto,

Alberto León

Octubre 2 de 2018.

(Redacción  y foto de: ST Noticias)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s